El otro

El otro

elotro

EL OTRO, MI ESPEJO…

¿Alguna vez viviste una situación en la cual una persona hizo algo que te molestó, frustró o te encantó?

Seguramente esto ocurre a menudo, y es porque simplemente las personas que tenemos en frente en cada situación de nuestras vidas nos reflejan lo que internamente tenemos. Siiii, así es!!

La ley del espejo, nos asegura que absolutamente todas las personas nos reflejan uno o más aspectos que llevamos en nuestro interior. Ya sea un insulto, un regaño o un halago que provenga de cualquier persona hacia nosotros, está mostrándonos eso que llevamos dentro.

¿Cómo es posible esto?

Partamos desde lo más básico, y es que en primer lugar jamás podremos ver nuestras caras con nuestros propios ojos. Siempre será gracias a un reflejo. Del mismo modo, nos resulta tan difícil poder ver nuestro interior que el universo (yo lo llamo así, pero podes llamarlo Dios o como mejor lo prefieras) creo este principio fundamental del cual no escapa absolutamente nadie. Para avanzar en nuestro crecimiento personal necesitamos traer a la conciencia toda la carga emocional que nos va pesando día a día. En su mayoría son asuntos no resueltos que no podemos o no sabemos ver.

La manera de lograr ver nuestro ser interior y evolucionar es mirándolo a través de todas esas personas con las cuales tenemos contacto. Dicho de otra manera, las circunstancias de tu vida son un reflejo de tu interior. Si cambias tu interior (tu manera de pensar, tus creencias y paradigmas), tu realidad cambia. La causa de todo lo que experimentas y sucede en tu vida está siempre en el interior. Por lo tanto, te guste o no, no eres víctima de nada ni de nadie, sino que tú creas tu realidad.

Cada situación que vivimos, no es una casualidad sino mas bien una causalidad. Ocurren para algo. Por ejemplo, si una persona x hace algo que nos molesta, es algo que en realidad nos molesta de nosotros mismos y no podemos verlo. Ni siquiera tiene que ser una persona conocida, porque como dije anteriormente todas las personas nos sirven de espejo.

“Mi jefe me grita, mis hijos no me escuchan, mi pareja no tiene la más mínima consideración hacia mi” son situaciones que nadie quisiera vivir, pero si están en tu vida, lo mejor que podrías hacer por vos es preguntarte ¿Qué me está reflejando esta situación?

De la respuesta comenzará el cambio interior para traer a la conciencia aquello que realmente necesitas soltar.

Pero no todo es negativo, ya que si recibes cualquier tipo de halago o “piropo”, es también un reflejo de lo que internamente estas atravesando.

Lo importante es que sientas que resuena con vos, y esto se logra reflexionando lo que ocurre.

Recordá que esta ley nos permite soltar la pesada mochila que vamos cargando día a día.

Si sentis resentimiento hacia alguien y te dices que “no se lo puedes perdonar”, no conseguirás nunca la paz interior.

“Todo lo que te moleste de otros seres, es solo una proyección de lo que no has resuelto de ti mismo”
BUDA.

En el perdón está la clave para la evolución, y a continuación te brindo un resumen de los pasos a seguir para lograrlo:

1. Haz una lista con aquellas personas a las que “no puede perdonar”

2. Expresa tus sentimientos hacia esas personas.

3. Busca los motivos de aquellos actos, qué hizo la persona e imagina las causas que la llevaron a hacer tal acción imperdonable.

4. Escribe aquello que podes agradecerle.

5. Utiliza la fuerza de las palabras para declarar el perdón.

6. Escribe aquello de lo que querría disculparte.

7. Escribe aquello que hayas aprendido.

8. Declara “te perdono”.

                                                        Emanuel Conti. Terapeuta especializado.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat