Inteligencia emocional en niños

Inteligencia emocional en niños

ieniños
”Nada tiene una influencia psicológica más poderosa sobre el entorno y especialmente sobre los hijos que la vida no vivida de los padres”. Carl Gustav Jung

¿Qué es la inteligencia emocional?

Se refiere a la capacidad de conocer, discriminar y gestionar las emociones propias y ajenas, e integrar ese conocimiento en el nivel de pensamiento y conducta. La inteligencia emocional se puede educar y potenciar, incorporandosé fácilmente a través de la observación de las pautas del entorno (y los adultos de referencia).

Convertirse en padres es una excelente oportunidad para potenciar la Inteligencia Emocional. Si bien es cierto que algunas personas son más intuitivas, empáticas y sociables que otras, es una capacidad que se desarrolla. De manera que, si quieres potenciarla en tus hijos, debes comenzar por ti.

Cuando el niño va creciendo y ve que sus padres le ponen nombre a cada emoción, resuelven sus conflictos sin gritar y se muestran empáticos, aprenden a desarrollar esas mismas habilidades. No olvides que las habilidades emocionales se aprenden en la práctica, mientras los niños se relacionan con sus padres, hermanos y amigos, por lo que cualquier oportunidad es buena para ponerse a prueba.

https://www.facebook.com/funmilaconsentidosocial/videos/274626340295696/

COMPONENTES DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL:

 La autoestima tiene un origen social.

Nadie nace con alto o bajo nivel de autoestima, sino que la misma está influenciada por nuestra interacción social con padres, amigos, profesores, etc.

Y aunque los períodos de la infancia y la adolescencia son los que más nos marcan; es un proceso que continúa durante toda la vida.

Para resumir, podríamos decir que autoestima es el aprecio que tenemos por nosotros mismos. Es importante tener en cuenta, que tiene varios componentes, y a continuación te contamos un poco más de ellos.

Componentes de la autoestima

Seguridad: un niño seguro de sí mismo podrá actuar de forma confiada y estará motivado para desarrollar cualquier tarea. Por el contrario, la falta de seguridad puede llevar a que los pequeños se muestren tímidos o temerosos ante situaciones nuevas o desafiantes y sin límites.

Identidad: podemos describirla como la definición de nosotros mismos. Es el conjunto de pensamientos que el niño tiene sobre sus atributos y roles que desempeña.

Pertenencia o Integración: es la capacidad de un individuo de sentirse parte de un grupo y de lo que pueda aportar a él. Si un niño se siente confiado y aceptado en el núcleo familiar podrá extender este sentimiento a otros ámbitos (escuela, amigos, actividades deportivas, etc).

Propósito/motivación: podemos realizar acciones o tareas según la motivación que tengamos. Si ésta es lo suficientemente grande podremos conseguir lo que nos propongamos. Los niños también necesitan un propósito y debemos ayudarlos a encontrarlo. A menudo está ligado a sus gustos y habilidades, por eso es tan importante enfocarnos y fomentar sus capacidades; en lugar de hacer hincapié y foco en sus debilidades.

Competencia: cuando una persona se siente competente aumenta sus virtudes y habilidades. Un niño que tiene desarrollado su sentido de competencia toma riesgos y busca desafíos.

¿Cómo ayudar a nuestros niños a desarrollar su autoestima?

+ Siempre alentarlos a que pueden lograr lo que se propongan. Ayudarlos a que introduzcan en su vocabulario términos como YO PUEDO, YO SOY CAPAZ.

+ Dialogar con ellos desde un lenguaje positivo. En lugar de decir ¡no Grites!, intentar: ¿puedes hablar en un tono más bajo?

+ Poner énfasis en sus logros y no en sus fracasos. Por ejemplo, felicitarlos por guardar sus juguetes, en vez de criticarlos porque aún sus zapatillas se encuentran tiradas.

+ Expresarnos haciendo alusión a nuestros sentimientos y emociones: me puso muy feliz ese abrazo que me diste, me siento alegre cuando te veo jugar y divertirte.

Lo maravilloso de los niños es que nunca dejan de hacernos aprender de ellos y en conjunto con ellos. Siempre es un buen momento para empezar de nuevo, reaprender, descubrir.

“El mejor momento para plantar un árbol fue hace veinte años. El segundo mejor momento es ahora”

                                                                                                                                       Proverbio chino

Tania Druetta. Especialista en Psicogenealogía.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat